Day 29: Candelario Mancilla, Chile – El Chalten, Argentina (62km) Real Adventure. Best day I´ve had so far

A eso de las 9:30 de la mañana emprendí rumbo a lo desconocido. Eran 22km los que tenía que andar en una primer instancia hasta llegar a la laguna del desierto. Los primero 15 eran del lado chileno por un camino de ripio en muy mal estado, solo para un jeep 4×4. Los últimos 7 eran del lado argentina en donde el camino para los autos se acababa y continuaba un sendero para caballos. Por ahí tuve que pasar. Luego viene laguna del desierto, hoy Territorio Argentino y hace unos 18 años era parte de Chile, en donde hay que tomar una pequeña embarcación solo de pasajeros que cruza en 45 minutos al otro lado de la laguna. Una vez al otro lado hay un camino de ripio en muy buen estado, de 40km de largo y que termina en la ciudad Argentina del Chaltén.

Tenía pensado salir a las 7:30 de la mañana con un Matrimonio de Ingleses muy simpaticos que conocí en el hostal en Villa O´higgins y que también andan en bicicleta, pero como le caí muy bien a la gente de la hostería me invitaron a quedarme tomando desayuno con ellos, por lo que Benjamin y Jo siguieron por su lado. A eso de las 10 de la mañana salí del reten de policía donde tuve que hacer aduana y la lluvia no paraba. Me amarré unas bolsas plásticas de supermercado en los pies para evitar que no se me mojen las zapatillas por dentro, sin embargo estas no me duraron mucho y después de 15minutos tenia la típica poza dentro de las zapatillas. Muy helado. De los 15 primeros kilómetros, 10 más o menos son pura subida. Con la lluvia y el viento en contra que me botaba de la bici tuve que empujar casi la mayoría del tiempo, mirando siempre para abajo, ya que como el viento venía en contra mía y con mucha fuerza, la lluvia se transformaba en pequeños clavos que cuando te tocaban la piel descubierta herían. La cara era lo único que no tenia protegido así que tenía que andar siempre mirando para abajo. Una vez pasado los 10km de subida el camino comenzaba a bajar lo que hizo bastante más fácil el avance, sin embargo el viento en contra no me dejo aprovechar esto para andar más rápido en las bajadas, frenándome todo el tiempo. Arboles caídos por el mal tiempo cortando el camino eran normales a lo largo de la ruta. Así, con lluvia y viento llegue hasta el limite con argentina, el cual, estando en el año 2012, aún no esta claro y existe una disputa por parte de los campos de hielo sur. Pinchando aquí se puede ver un mapa de la región en donde bien abajo a la izquierda encerrado en un rectángulo negro se aprecia el sector en disputa. Aquí se puede leer un poco más acerca de ese conflicto limítrofe.

El día seguía y si bien el clima estaba muy malo, yo lo estaba pasando muy bien y disfrutaba cada momento. Ya estando en lado Argentino la lluvia paró y se podía ver el cielo. Empujando la bicicleta por los senderos me encontré con la sorpresa de ver pájaros carpinteros en plena faena productiva. Me quede como 10minutos viendo como picaban los arboles, muy lindo e impresionante. Ya mas adentrado, a unos 4 km de la laguna, comenzó derrepente a nevar. No faltaba más. Pero así como lo fueron los pájaros carpinteros, la nieve también fue una sorpresa que me gusto mucho. A lo largo del camino hubo un par de senderos que estaban totalmente inundados por la lluvia, por lo que no me quedo otra que mojarme hasta un poco más arriba de las rodillas para cruzar. Grabe 2 videos del momento en que tuve que meterme al agua para cruzar de un lado al otro.

Después de unas 4 horas y media llegue empapado pero contento a la famosa laguna del desierto. Muy lindo, espectacular. Ahí ya estaban otros ciclistas esperando que habían partido el día anterior o los ingleses que había salido antes que yo. Ahí hay que hacer aduana en una casita de la policía argentina, que además de otras 2 casas al lado, eran lo único que había. Entre a la casa, en donde no se podía avanzar más de un paso porque había una mesa que te lo impedía. Estaba muy calentito ahí dentro, y como todavía tenía que esperar 4 horas para tomar la embarcación al otro lado de la laguna hubiese sido ideal si me pudiera haber quedado esperando ahí. Sin embargo estaba prohibido quedarse adentro. Como estaba tan calentito y ví que tenían una estufa le pregunté al policía:

– Disculpe, podría dejar mis zapatillas al lado de la estufa secando mientras espero afuera el bote?

– No se puede, no tenemos estufa.

– Como no si ahí esta, no podría dejar mis zapatillas ahí al lado?

– La estufa no funciona. Espere afuera con el resto.

– Ok… puedo pasar al baño un minuto a cambiarme de ropa?

– No hay baños aquí. Espere afuera con el resto.

– Como no van a haber baños…?

– No hay baños(!).

Así nos quedamos los 10 que eramos dentro de una especie de estacionamiento de remolques de botes a la orillas del lago. Si bien todos estábamos muy mojadados,  también todos nos sentíamos muy contentos de haber llegado hasta la laguna. Había sido una verdadera aventura y experiencia. De alguna manera, todos sentíamos que después de haber llegado hasta ahí estábamos preparados para cualquier cosa. Como bien dijo Ben de Inglaterra: “After today, there is no mountain too high to climb and no river too wide to cross for us”. Así nos sentíamos.

Tomamos el Bote y después de casi 1 hora en donde pasamos por debajo de dos o tres ventisqueros colgantes nos volvimos a subir a las bicicletas para seguir rumbo a el Chalten.

Eran 40km hasta allá, pero con viento a favor todo el tiempo fue muy fácil llegar hasta la ciudad. Ya antes de llegar se podían apreciar las primeras vistas al Fitz Roy.

El Chalten es impresionante. La ciudad se hizo de manera estratégica en 1985 debido a los conflictos limítrofes con Chile. A pesar de ser una ciudad nueva, o como le dicen en Argentina, “el pueblo más joven de la Argentina¨, esta no tienen nada que envidiarles a ciudades como Pucón o San Martín de los Andes. El desarrollo es notable, tanto así que todas las ciudades a lo largo de la carretera austral y el mismo Puerto Natales, dicho por sus propios habitantes, están a muchos años de alcanzar los niveles que el Chalten tiene. Envidiable enserio. Y muy lindo. Llegue ahí con 2 brasileños, Suryan y Rafael, de 59 años que lo conocí también en el Hostel en Villa O´higgins. Para celebrar haber llegado sanos y salvos, decidimos ir a comer algo y tomarnos un par de cervezas a alguna parte. Fue el broche de oro para un día increíble. Al mismo tiempo, el cruce hasta la laguna del desierto fue el broche de oro para terminar la magnifica carretera austral.

Aquí están todas las fotos de la jornada.

Advertisements
Gallery | This entry was posted in Uncategorized and tagged . Bookmark the permalink.

2 Responses to Day 29: Candelario Mancilla, Chile – El Chalten, Argentina (62km) Real Adventure. Best day I´ve had so far

  1. diegovia says:

    grande mora!! muy rico el chaltén! ahora pedalea hasta la punta del fritz roy!!!

    suerte en la próx parada!, la cata te manda muchos saludos y felices que aún estés bien…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s